sábado, 16 de diciembre de 2017

Mes 9. El feto gana poco peso y yo lo pierdo. Relación de pareja.

El feto está más o menos bien colocado, pero no acaba de colocar bien la cabeza hacia el canal de parto. Además las contracciones de Braxton Hicks son continuas, el bebé no ha crecido mucho y yo parece que tampoco engordo. Tengo miedo de que se me adelante el parto en estas condiciones, auqnue con un tacto me han visto que estoy verde.


Semana 38

OCTAVA ECOGRAFÍA (37+3)

Esta vez no me han pesado, pero me ha hecho un tacto y parece que el cuello del útero aún está muy hacia atrás, así que la niña no saldrá de momento, lo cual me tranquiliza, pues el peso estimado no me ha parecido bueno. Solo ha ganado 100 gramos en 2 semanas!! Y la cabeza no está aún bien colocada dentro de la cadera, sino apoyada sobre ella. Vamos, que está en cefálica pero como "flotando", con lo que aún debería colocarse bien del todo. Además yo aún no tengo molestias en el pubis.

Por lo demás parece que todo va bien. Tengo que volver dentro de 9 días para hacer el control de monitores. También le comenté al ginecólogo que sigo nadando y lo bien que me sienta, pero no le pareció bien porque dice que podría romper membranas y no enterarme... Pero por otra parte me ha dicho que aún estoy muy verde como para ponerme de parto. Jo! Nadar es la única forma que tengo de oxigenar y hacer algo de ejercicio por culpa de la ciática. Así que probablemente esta semana deje de nadar, porque me ha dejado mosqueada. Aunque por otro lado me parece una tontería, pues ya las matronas nos decían que si es un embarazo sin riesgo y todo va bien, no pasa nada. Además no es nadar en el mar o un río, es una piscina climatizada donde se supone que el agua está muy controlada... Pero bueno, ya me ha dejado algo rayada y no sé si volveré.

En el ginecólogo también nos han dado, bueno, me han dado a mi para firmar, los papeles de consentimiento de cesárea! Hemos flipado en colores!! En la realidad el documento se llama: Consentimiento informado a la asistencia hospitalaria al parto o cesárea y al recién nacido, pero de lo que habla el documento básicamente es de que consiento, como paciente, que me ayuden al parto como tenga que ser en el momento que se dé, y de los riesgos que conlleva... Jolín! riesgos de hemorragias y cosas así es lo que menos apetece leer estando embarazada, no se supone que debería ser algo bonito? Pero es lo que hay, y en las manos de los médicos se supone que estamos seguras. Pero por nada quiero que me practiquen una cesárea a la mínima de cambio, que sé que a día de hoy se hacen como si nada pudiendo ser un parto vaginal.


Contracciones de Braxton Hicks: Cada vez tengo más contracciones, sobre todo cuando voy por la calle. No sé si será por estar mucho rato de pie o por el frío, pero cuando me viene una, aunque no me duela, es muy molesto y me cuesta caminar. Imaginad, coja por la ciática, caminando despacio y cogiendo frío, con la barriga más dura que una piedra y la vejiga comprimida a punto de explotar... Pues eso, incómodo.


Movimientos fetales: La pequeña se mueve poquito durante el día. Ya hay veces que paso varias horas sin notarla, pero al llegar la noche, en cuanto me pongo a descansar, empieza el baile. Creo que pone su culo en pompa donde mi ombligo, estira los pies y me golpea en algún lateral, o mueve las rodillas y pies y veo cómo se pasean por la barriga. Pero no me molesta. Me gusta sentirla, saber que tiene ganas de moverse, de salir de ahí... Aunque yo prefiero que se mantenga dentro hasta terminar la semana 40 . Estaría más tranquila si se quedara en mi barriga el tiempo necesario para engordar y crecer como debe, y sobre todo para madurar bien sus pequeños pulmones. Además ahí está calentita, y en cambio fuera hace ya mucho frío.

Quiero ser optimista  y pensar que en esta semana la peque se va a colocar  mejor y que el embarazo seguirá su curso como toca ¿Y qué es lo que toca?  Pues a menos de 3 semanas de salir de cuentas el cuello del útero debería ir girando ya hacia delante para colocarse en línea con la vagina y llegado el momento expulsar el tapón mucoso y empezar a borrarse. También se espera que esto pase con la cabeza del bebé colocada en posición para poder ir bajando los "pisos" entre mis caderas que hará que se vaya encajando. Ya no queda nada!!!

Relación de pareja: No sé por qué razón parece que mi chico está más estresado que nunca, más distante y menos cariñoso. Cuando creía que estaría más romántico conmigo porque se acerca la fecha de parto es cuando le comienzo a notar más despreocupado con todo, y no sé cómo llevar la situación. Ya no me ayuda en casa, al menos no porque salga de él. Sí que hace las cosas que le pido, pero me empiezo a cansar de estar detrás de él pidiéndole ayuda con la casa cada día.
Tengo miedo que esto siga así e incluso vaya a peor con el nacimiento de nuestra hija, porque creo que necesitaré una mano con todo, y al no tener a mi familia cerca ni a mis amistades, él es mi única familia... Y si no está a la altura? Miedo, eso tengo, pero al menos soy una persona que dice las cosas claras, así que antes de que empeore la situación espero tener fuerzas para hablar con él y la paciencia necesaria para seguir adelante los 3 juntos. 

Síntomas: Vuelvo a ir bien al baño sin esfuerzo. De hecho ha habido un día que he ido 3 veces y me parece además que bajo de peso, por lo que he de intentar comer y engordar más para alcanzar los 12kg al final del embarazo. No quiero que el bebé no crezca por mi alimentación. Y es que he bajado 400g de peso en dos días... ¿Por qué? Por ir tanto al baño? Lo que me da miedo de esto es no retener los nutrientes en mi intestino el tiempo suficiente  que por eso el bebé no crezca bien dentro de mi. No sé qué hacer a parte de comer más...¿? Hasta ahora llevo engordados 10.8kg y tengo miedo de no alcanzar los 12kg que pensaba coger como mínimo.
Al final de esta semana comienza a dolerme el pubis y el suelo pélvico cada vez que me giro en la cama,como me advirtió la ginecóloga que me pasaría por estas fechas.
El pelo no se me ensucia nada de nada. Antes lo lavaba cada dos días  pero ahora, hasta el quinto día no empiezo a tenerlo algo sobadillo. Es increíble!

También te puede interesar:

Semana 37 (1ra. parte): Mes 9. Resumen de síntomas de mi embarazo
Semana 37 (2da. parte): Mes 9 . Calostro. Comienzo la fisioterapia. Visita al anestesista




jueves, 14 de diciembre de 2017

Mes 9 . Calostro. Comienzo la fisioterapia. Visita al anestesista

Comienzo a sentirme mejor gracias a los masajes que me da la fisioterapeuta. Además tenemos la visita con el anestesista, para que estudie la viabilidad de anestesia epidural en caso necesario y nos explique en qué consiste, así como en una cesárea, si tuviera que ser el caso.

Semana 37

Sesiones de fisioterapia: En el médico de cabecera me dieron un volante para 10 sesiones de fisio. esta semana comencé con ellas y me ha visto tan mal que he de ir todos los días, y luego si mejoro ya iré alternando. Lo que hace es ponerme primero calor en la zona, o sea toda la cadera, y luego me da un masaje de unos 10 minutos, sobre el cual diré que duele!! Vamos, que me manipula bien la zona, igual que cuando te trabajan una contractura, pues al fin y al cabo la falsa ciática es similar. Tanto que hasta me ha hecho moratón en la zona.

Con estos masajes y con el calor que me pongo en casa me empiezo a encontrar algo mejor. Lo malo es cuando voy por la calle, porque el frío hace que me duela y vaya cojeando. También estoy haciendo estiramientos cada noche antes de irme a dormir y sigo yendo a nadar al menos 2 veces por semana. Realmente creo que estoy mejorando y podré disfrutar de algún que otro paseo con mi chico y mi barriga por ahí.

Silla de paseo del bebé: Esto he de contarlo algún día en otro post, porque ha sido decepcionante la forma de trabajar de janè, y eso que nos gusta mucho esta marca. Después de haber estudiado muy bien qué modelo de silla de paseo queríamos comprar (la croswalk de janè), la encargamos, pero al comercial se le olvidó ponernos en lista y cuando ya tocaba ir a recogerla a la tiendan nos dicen que debemos cambiar de modelo o no la tendremos hasta dentro de 2 meses. Así que hemos ido a recoger la silla que teníamos como segunda opción (la epic de janè), un poco ilusionados, un poco defraudados. El consuelo es que la hemos podido coger del color que queríamos.

Calostro: El otro día al ducharme me puse a limpiar los pezones, pues de la grasa que supuran las glándulas y de la crema antiestrías que me echo, parece que se me obstruyen los poros. Pues bien, al apretar uno de los pechos sin querer he visto cómo salía calostro. He alucinado en colores, jeje. Aparecieron dos gotitas transparentes y una amarillenta. Esto, si no me equivoco, indica que mis pechos ya están preparados para lactar. Qué fuerte! O sea, o sea... jajaja Y mi chico de broma va y me dice que no apriete, que no desperdicie el calostro, que he de guardarlo a buen recaudo para su hija... Me parto!

Visitamos el hospital: La matrona que nos imparte los cursos de preparación al parto nos ha llevado a todos a visitar el Hospital donde, si todo va bien y con tiempo, daremos a luz a nuestros pequeños retoños. Hemos hecho el mismo recorrido que haremos el día que nos pongamos de parto. Al final nos ha mostrado las dos salas de parto que hay, una con una supercamilla enorme y moderna donde hasta nuestra pareja podría subirse con nosotras y ayudarnos por ejemplo sentándose detrás de nosotras, y otra con la camilla bastante más pequeña y con ninguna posibilidad de dar a luz más que en la posición ginecológica. Además hemos podido ver todas las formas en las que podemos parir allí: de rodillas, tumbadas, de pie, sentadas... Y los que "peor" lo han pasado han sido los chicos, jeje. Nosotras solo pensábamos en no juntarnos todas a la hora de ponernos de parto y que a cada una nos pueda tocar el paritorio con la camilla moderna. Había alguna compañera tan agobiada ya de estar embarazada que de ser por ella se habría puesto de parto en aquel mismo momento, qué gracia!!

Anestesista: Para mí fue una sorpresa cuando me dijeron que debía visitar al anestesista aunque no quiera epidural, pero luego entendí que así como es importante la última analítica del embarazo, también lo es que algún anestesista pueda estudiar los resultados de la misma antes del parto para, en caso de precisar anestesia del tipo que sea, haber recogido todos nuestrros datos. De hecho, aunque vayamos a ver a un anestesista no significa que luego sea ese el que esté el día del parto. Lo que se hace es llevarle toda la documentación a una enfermera que es la que se encargue de ponerlo en nuestro expediente del hospital, con todos los datos de ingreso que habíamos rellenado con la matrona.

Además de revisar que tengo bien la coagulación de la sangre, me han pedido datos sobre mi peso (el de antes y el de ahora embarazada), enfermedades, si fumo , si bebo... pero lo más destacado ha sido la revisión de mi escoliosis. Llevaba conmigo el informe porque sé que es importante saber cómo está la columna en estos casos, pero de todas formas ha querido revisarme él mismo. Después del anestesista hemos ido a llevar los papeles a una enfermera que me ha mirado la tensión (como siempre me ha salido baja) y esta se ha preocupado por si hacía deporte y cómo me encontraba en general. Ella nos ha explicado cómo se procedería en caso de cesárea y lo que habría que hacer si fuera programada, ya que habría que ir duchada y con la zona de la barriga bien lavada con un gel que nos ha dado que es antiséptico. Incluso se ha preocupado por saber si yo iba a querer lactancia materna.

Gel antiséptico recomendado antes de una cesárea
Estas fueron las indicaciones para el caso de que me programaran una cesárea:El día anterior a la cesárea:

1. Día anterior a la cesárea:
  • Rasurar el pubis.
  • Ducha completa sin añadir cremas ni aceites después de secarse.
2. Día de la cesárea:
  • Ducha corporal con el gel especial antiséptico (BactiScrub, el de la foto de arriba)
  • No aplicar cremas ni colonias.
  • No llevar puesta ninguna joya (qitarse anillos, pendientes...)
  • No comer mucho antes, y en concreto mejor no comer nada 6 horas antes.
No sé si este protocolo es el que se sigue en todas partes, pero yo es la primera vez que oía que había que seguir tantas "normas" antes de una cesárea programada, ya que si es de urgencia todo eso no sirve...

Síntomas: Empiezo a sentirme estreñida de verdad, hasta el punto de sangrar un poco.
Sigo fatigándome al caminar.
Aguanto bastante bien, hasta 2 horas, sin tener que ir al baño, de hecho hemos podio ir al cine esta semana (posiblemente sea la última vez hasta dentro de mucho tiempo)

También te puede interesar:




Quinto diente: una noche entera sin dormir y varios días con quejidos

Hace una semana que le empezó a salir el quinto diente (un incisivo superior) y no solo ha estado más tontica de lo normal sino que se enfada por cualquier cosa y solo quiere teta y llorar, teta y llorar. 
¿Dormir? ¿Qué es eso? 




Pues bien, la primera noche fue intensa. Nos pilló fuera de casa, nos íbamos de vacaciones unos días y pasamos la primera noche en un hotel con una cama enorme, tan grande que mi chico y yo nos mirábamos sonriendo y pensando "hoy sí que vamos a dormir bien los tres aquí....". Con el frío de la calle se la veía tranquila, pero al llegar la noche no pillaba el sueño, así que tetica y más tetica (como casi siempre). Y cuando al fin se durmió, entonces me preparé para caer rendida yo. Pero a los pocos minutos ya estaba dando vueltas y quejándose. Pues venga, sacamos la tetita de nuevo, a ver si se tranquiliza chupando un poco. Pero desde ese momento ya no se soltó en toda la noche. 

Sí, qué escozor...! Me pasé la noche alternando un pecho con el otro para que fuera succionando. Ya se sabe que es alimento, consuelo y gustirrinín. Pues yo esa noche creo que era todo menos alimento, pues no sentí hinchados los pechos en ningún momento, no me dio tiempo a ello, ni tampoco sentía como si mamara. Más bien me enganchaba y no soltaba, y a veces succionaba, pero no como para mamar, sino como chupando un chupete... ¿Cuándo ha aprendido eso? Ella nunca se ha bebido un biberón, ni le han gustado los chupetes, y ahora va y me hace eso a mí en los pezones!! Pues sí que duele oiga!! Y claro, yo intentaba hacer como cuando se le enseña a mamar al principio a un bebé recién nacido, la soltaba para que no me hiciera daño, pero nada, se ponía a gritar y de nuevo se enganchaba mal.

Total, toda la noche intentando dormir con una lapa en los pezones. Y digo intentando porque no soy consciente de haber dormido más de 20 minutos seguidos. Y por su puesto no descansé, y claro, ella tampoco.

Crees que después de lo mal que lo pasan con los cuatro primeros dientes el resto no serán lo mismo y ya estarán acostumbrados, pero no es así. De hecho lleva ya una semana con este quinto diente que no acaba de romper la encía del todo, y ahí está, empujando y dando por saco a madre e hija. No es que hayamos vuelto a tener una noche como aquella, pero sí que se nota que cada día la niña ha de estar dormida para que en casa haya paz, porque si no... llantos, quejidos, que no son de dolor, pero puede que sí de molestia, pues con distracción o sus padres haciendo el payaso acaba riendo y siendo la niña más mona y maja del mundo entero. Pero como tengamos que separarnos de ella un momento, sobre todo yo, su madre, ya la lía parda... 

¿Cambiarle el pañal? Pues otro suplicio, y eso que esta vez no se le ha irritado el culito, pero hay veces en las que no le mola, o no le da la gana que lo hagamos, y en lugar de cambiar un pañal a un bebé parece que estamos matando un cochinillo. Grita, se retuerce... e incluso a veces va a arañarnos o a mordernos si nos pilla!! Habrase visto cosa igual?

Solo pensamos en que si a nuestros peques les duelen la salida de los dientes como a nosotros cuando tenemos un dolor de muelas, pobrecitos... Pero cuando les ves felices al pecho o entretenidos con cualquier otra cosa, piensas: ¿De verdad le duele como para darle medicación? ¿O me aguanto y saco la teta de nuevo cuando se queje o se aburra? Pues eso, que como yo no soy de medicarla si no es estrictamente necesario, así me hayo, con el pecho fuera y la niña en brazos casi todo el día.  Y cómo no, me pregunto si lo estaré haciendo bien, y es cuando una mirada picarona que sujeta mi pezón con los dientes me responde con una risita. Y respiro feliz.


También te puede interesar: 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Mes 9. Resumen de síntomas de mi embarazo

Comienzo ya el noveno y último mes de embarazo y puedo hacer un resumen de los síntomas que he tenido cuales no.

Semana 37


  • Dolor en el pecho a la primera falta del periodo: , aunque no eran dolores muy fuertes sí que empecé a notar un dolor primero en un pecho y al cabo de varios días en el otro: Mes 1: El ciclo en el que me quedé embarazada, síntomas?
  • Náuseas, vómitos y malestar digestivo en el primer trimestre: NO, y la mujer primeriza que haya estado en mi misma situación pensará como yo, que tenemos suerte, pero solo se disfruta cuando llegas al segundo trimestre, pues al no sentir nada siempre tienes la incertidumbre de si todo marchará bien.
  • Flatulencias: , pues claro, y creo que es imposible evitarlas y todas pasamos por esto durante el embarazo...
  • Pérdidas o manchados: NO, así que en ese sentido no he tenido ningún susto.
  • Estreñimiento: NO, lo he ido combatiendo comiendo mucha piña.
  • Rosácea gestacional: , me salió en la semana 12 y me duró 40 días, aunque me habían dicho que me duraría todo el embarazo. Aquí puedes leer cómo conseguí combatirla: Mes 4. Combatiendo la rosácea gestacional
  • Estrías: NO, de momento. Estoy usando crema pero creo que es más genético que otra cosa: Mes 4. Triple Screening. Primeros movimientos fetales. Estrías.
  • Dolor de espalda: , y es de lo que vengo hablando las últimas semanas sobre todo: Mes 8. Dolor de espalda y suelo pélvico. Evolución del peso del feto y de mi peso.
  • Falsa ciática: , y es lo que va siendo peor del embarazo. (Editado: al final conseguí sentirme mejor las últimas semanas gracias a los masajes de un fisioterapeuta).
  • Antojos: NO, solo un día me entraron muchas ganas de comerme una cosa que al final pasé de comer.
  • Cambios de estado de ánimo: , pero solo un poco en el tercer trimestre.
  • Hormigueo en manos y en pies: , pero solo en las manos durante unos días en el segundo trimestre.
  • Hinchazón de pies: NO, tan solo se me hincharon un día en  pleno verano.
  • Aumento brusco de peso: NO, sino todo lo contrario, que me estoy empeñando en engordar porque es algo que a mi cuerpo, por suerte o desgracia, le cuesta.
  • Ganas de orinar: SÍ, sobre todo en el primer y tercer trimestres.
  • Manchas solares en la cara: NO, y espero que en lo que me queda no me salgan ya.
  • Resfriados o catarros: NO, y eso que dicen que las defensas de las embarazadas bajan, pero en ese sentido estoy estupenda.
  • Caída de pelo: NO, pero tampoco noto que me crezca, me dura muchísimo más tiempo la depilación.
  • Cansancio o somnolencia: ,  sobre todo en las semanas 11 y 12, que me dormía por los rincones.
  • Anemia: NO, solo lo justo para estar embarazada y que es perfectamente normal: Mes 6. Segunda analítica. Test de la glucosa. Anemia
  • Diabetes gestacional: NO, y en esto sí que reconozco haber tenido mucha suerte.
  • Contracciones de Braxton Hicks: , desde la semana 31 aproximadamente casi de continuo.
  • Despistes o falta de memoria:, en el tercer trimestre.
  • Aumento de miopía: , bastante importante pero confío en que luego todo vuelva a la normalidad.
  • Sangrado de encías: , pero ocasionalmente, de hecho no ha sido ningún problema.


Mes 8. Falsa ciática. Tercera analítica y cultivo vaginal

Sigo con dolores de espalda y en la cadera, son tan fuertes que tengo que ir al médico porque ya no aguanto más. Por otro lado, esta semana tengo visita con el ginecólogo y voy más nerviosa que nunca porque espero que me diga si el feto ya se ha colocado y ha vuelto a coger peso.






Semana 36


Falsa ciática: Y así es como se llama lo que tengo. Esta semana los dolores han ido a más, tanto que ha habido un día que no podía caminar. Ducharme se convierte en una prueba de fuego, pues al levantar la pierna derecha y quedarme aguantando todo el peso sobre la izquierda que tanto me duele es imposible, he de vestirme sentada. Yo que no soy partidaria de tomar medicamentos si no es necesario, he tenido que ir al médico de cabecera pensando que o me daba algo para el dolor o me iba a urgencias al hospital a que me inyectaran alguna infiltración en el músculo de la cadera para quitarme este dolor. Pero al final, el día que he ido al médico me han bajado un poco los dolores y puedo volver a caminar, mal y cojeando, pero al menos me desplazo sola, jeje.

Lo que ha hecho el médico ha sido recetarme paracetamol y me ha dado para 10 sesiones de fisioterapia. Lo que tengo es una inflamación en el músculo piramidal, probablemente debido a la colocación del feto, que está apoyando todo su peso ahí, como me imaginaba la semana pasada. Este músculo está pillando el nervio ciático creándome el mismo dolor que una ciática pura y dura, es decir, una inflamación de este nervio, por eso se llama "falsa ciática" porque la raiz del problema está en el piramidal. 

He estado mirando información en Internet y efectivamente este tipo de dolor es bastante probable en embarazadas. Esto está siendo lo peor del embarazo. Yo que quería disfrutar de este último mes gordita y a gusto con mi barriguita no va a poder ser, porque pasear se ha convertido en un imposible, aunque las tareas de la casa sigo haciéndolas. Y cuando descanso me pongo calor en el glúteo que me alivia muchísimo. Supongo que también por esto me duele más cuando voy por la calle, porque fuera hace frío.

También intento hacer estiramientos que he vito en algunos vídeos de youtube para los dolores de ciática y tienen un buen efecto porque después de hacerlos me puedo mover mucho mejor. Eso sí, a la hora vuelvo a estar dolorida, que fastidio!

En la piscina me encuentro genial. Me cuesta llegar al polideportivo caminando ,voy pasito a pasito, pero me compensa, porque al nadar no me duele nada, y además es la única forma que tengo de oxigenar, ya que no puedo salir a pasear y caminar como recomiendan todos los médicos.

SÉPTIMA ECOGRAFÍA (35+3)

Buenas noticias!! El bebé se ha colocado ya en cefálica y tiene muy poca pinta de que se mueva de esa posición pues ha engordado un montón y pesa ya cerca de los 2600g!! Es toda una campeona!

Se confirman pues mis sospechas, el dolor de ciática comenzó cuando se colocó y a partir de entonces ha ido engordando muy bien. De todas formas creo lo mismo que mi chico, que la última vez no la midieron bien, y es que realmente nos despachó en menos de 5 minutos! En cambio parece que esta vez el ginecólogo estaba más tranquilo. Se ha tomado su tiempo localizando la cabeza del feto, el corazón, el estómago, e incluso se ha fijado bien en el cordón umbilical para mirar las pulsaciones del mismo. Pero la pequeña no se lo ha puesto fácil y ha estado todo el tiempo dándole golpes al ecógrafo.

Llevo engordados 10.5 kg pero el ginecólogo no me ha reñido, jeje. Ha dicho que para mi está muy bien. Me ha revisado los genitales y me ha tomado muestra para cultivo (un frotis) y ver si tengo determinada bacteria que haría que me tuvieran que poner antibiótico para el parto.

Analítica: Esta es la tercera analítica del embarazo y se hace sobre todo para que el anestesista, en caso de necesitarlo, tenga datos recientes del estado de salud general de la embarazada. Es importante pues porque estos datos serán los que tengan en cuenta el día del parto.

Masaje perineal: Hemos probado por segunda vez el masaje perineal, esta vez en pareja, pero es muy muy molesto. Mucho más doloroso que si me lo hago yo sola, y estoy segura de que mi chico va con mucho cuidado! Noto la zona tan cerrada que cualquier movimiento o roce en las paredes de la vagina me hace daño, sin importar que esté muy lubricada. Esto duele señoras! Duele! Pero seguiremos en el empeño poco a poco, a ver si tiene efecto al final y me va bien.

Contracciones de Braxton Hicks: Las siento varias veces a lo largo del día. Se me endurece la barriga todos los días y he de pararme un momento y dejar lo que esté haciendo hasta que se me pasa. Pero con la espalda y la cadera doloridas esto no es nada!

Síntomas: Vuelvo a dormir mal por culpa de la postura. No me molesta la barriga sino el dolor en la cadera.
La acidez de estómago y reflujos van remitiendo, sobre todo si como a menudo, pero ha habido un día que me he despertado de noche con ardor en toda la garganta y tuve que acabar durmiendo casi sentada, y eso no me ayudó a que la espalda descansase. Jolín, cuando no es una cosa es otra, y al final siempre acabo durmiendo mal.

Mes 8. Masaje perineal. Cojera.

En las clases de preparación al parto nos han hablado mucho y bien del masaje perineal, y yo he comenzando a practicarlo, pero me resulta muy desagradable y molesto.

Semana 35

Masaje perineal: Después de comentarnos en las clases de preparación al parto que este tipo de masaje en la abertura de la vajina puede ser muy útil para no rasgar el día del parto y para no necesitar la episiotomía, yo me he puesto a buscar en Internet las mejores formas de hacerlo, porque sobre todo no quisiera hacerlo mal y que sea peor el remedio que la enfermedad... Así que un día, después de despertarme, me levanté para lavarme bien las manos y luego volverme a la cama a relajarme y probar a hacer este tipo de masaje perineal. Me he lubricado la zona con aceite de rosa mosqueta y también los dedos. He visto que es difícil hacérselo a una misma y no he aguantado mucho, pues no solo es difícil el acceso por parte de una misma y con los dedos con los que se supone que hay que hacerlo, que la espalda no ha ayudado tampoco, pues la tengo muy dolorida. Así que probablemente me vea pidiéndole ayuda a mi chico. No sé si me dará vergüenza, o si me dolerá, pero hay que intentarlo.

Dolor en la cadera y cojera: Los dolores de espalda y como de lumbalgia que sentía están empeorando. Me he dado cuenta de que cojeo de la pierna izquierda. Creo que además influye mucho la postura del feto. Hoy lo he sentido moverse en forma vertical, es decir, golpes como patadas en las costillas y mucho movimiento bajo el ombligo. Solo de vez en cuando he sentido tirantez o presión en el lateral. Y aunque lo noto como si se hubiera colocado hacia abajo, siento su peso sobre todo en el lado izquierdo de la barriga, como si su cuerpecito estuviera hacia ese lado, con su espalda apoyada ahí. Por ello empiezo a pensar que es esta postura del feto la que me está haciendo daño en la cadera. Oye, que si es así todo indica que ha engordado y además está bien colocado de verdad, así que me alegro y aguanto los dolores con filosofía, pues sé que en unas semanas se me pasarán. La semana que viene toca ginecólogo y nos sacará de dudas.

Síntomas: Me cuesta menos dormirme por la noche, pues llevo unos días sin acidez de estómago y sin tener reflujo al acostarme. Ahora no hace falta que eleve tanto la cabeza para dormir, y así descanso mejor, pues ya comenzaba a dolerme el cuello también.
He tenido diarrea un día, y he bajado un poquito de peso, pero en los siguientes días me he recuperado, así que ha debido de ser un episodio sin importancia.

martes, 5 de diciembre de 2017

Mes 8. Dolor de espalda y suelo pélvico. Evolución del peso del feto y de mi peso.

Comienzo a tener verdaderos dolores de espalda que me están dificultando el día a día. Además me sigue preocupando que el feto no coja peso, porque si tuvieran que adelantarme el parto para programar una cesárea (en caso de que siga atravesado) sería de verdad muy pequeñito.

Así resultó ser la evolución de mi peso y del feto respecto a lo esperado


Semana 34

Dolor de espalda: Siento como si tuviera un pinzamiento en la espalda. Es una sensación similar a la de la lumbalgia o la ciática, que me baja hasta la pierna izquierda. Solo nadando me encuentro totalmente bien y no me canso. Lo que sí he de reconocer que aunque el suelo pélvico ya no me duele constantemente (tal vez debido a que hago ejercicios sobre la pelota), sí que noto que me tira y molesta cuando intento moverme en la cama, es decir tumbada, o al agacharme o reclinarme hacia adelante. Así que hacer la cama, barrer, calzarme, guardar cosas en cajones o abrir puertas que estén por debajo de mi cintura o de las rodillas se convierte en un suplicio. No tanto cuando me agacho para hacerlo sino cuando me tengo que volver a poner de pie derecha. Incluso comiendo me canso y he de reclinarme hacia atrás y reposar de vez en cuando sobre el respaldo de la silla.

Movimientos fetales: La niña sigue moviéndose bastante pero aún no sé con certeza cómo está colocada, pues los golpes me los da tanto en la zona baja (que me retumba en la vejiga y a veces hasta en la vagina) como en los laterales (ambos lados) y en las costillas. Vamos, que es como un terremoto. 

He empezado a cantarle. Sí, ya sé que puede parecer un poco tarde, pero hasta ahora la verdad es que no se me había ocurrido. No es que note que se relaje y deje de darme patadas y golpes, pero como la siento tanto, pues a ver si me siente ella a mi también.

Algún día he sentido más cosquillas que daño, y me encanta! Aunque cada día me preocupa sentirla en los laterales, ya que eso significa que sigue atravesada. Así que lo que más me importa ahora es que madure y engorde, pues si para la próxima ecografía no está bien colocada, el ginecólogo me programaría una cesárea, adelantando, según nos ha dicho, entre 2 y 3 semanas el parto.

Por cierto, me estoy acostumbrando tanto a sus movimientos que ya soy capaz de dormirme la siesta aunque no pare, jeje.

Evolución del peso del feto y de mi peso: Yo sí que estoy engordando, espero que la pequeña también lo haga.

Semana 21+6

  • Feto: 509g
  • Yo: 56.8kg
Semana 27+3
  • Feto: 1122g (ha engordado 136g/semana)
  • Yo: 59.5kg (he engordado 600g/semana)
Semana 31+3
  • Feto: 1478g (ha engordado 89g/semana)
  • Yo: 60.1 (he engordado 150g/semana)
Para la siguiente prueba, en la semana 35+3, lo ideal sería:
  • Feto: 2400g (debería engordar pues 230g/semana)
  • Yo: 62kg (debería engordar 475g/semana)

Pero ya veremos qué pasa... Lo ideal sería que el feto engordara una media de 200g/semana en lo que queda de embarazo. He leído que el feto suele aumentar cerca de 2kg de peso en los dos últimos meses, ojalá se cumpla! Miedo me da pensar que no se coloque y me tengan que adelantar el parto para hacerme una cesárea sin que haya llegado a los 2.5kg de peso...


Síntomas: Cada vez tengo más sequedad en la nariz y cuando me sueno sale hasta algo de sangre.